Esto ya tiene que terminar

Hace cuatro años tuve una de las experiencias que pudo haber sido la mejor de todas.

Pero duele.

Efrén me duele.

Necesito cerrar ese círculo pero no puedo hacerlo porque él me ve como una necesidad para llenarse un maldito vacío. Aunque su alma pretenda estar muerta se sigue cegando por su libido de puberto.

El año pasado lo intenté y no se logró. Soy tan ilusa que pretendía formar un vínculo de amistad. Sólo a mi se me ocurre hacer ese tipo de estupideces.

Y tan estúpida soy que este año pensé intentarlo de nuevo, hablarle otra vez; últimamente lo he visto en todas las partes que conforman la universidad donde estudio; en mis compañeros de clase, en mis textos, en las conversaciones ajenas, en los estuches de guitarra, en las zonas verdes, incluso en el camino hacia el metro. Sé que no es él, que no está y que jamás aparecerá por esos rumbos. Y lo veo porque me entró la necesidad de verlo otra vez para hablar y terminar con esto. Porque me aturde, me perturba, me desequilibra. Es una de las cosas que me está impidiendo ser yo otra vez porque soy muy tonta. Pero él es tan inmaduro como yo, o quizás lo es más pero somos igual de egoístas, siempre viendo por uno mismo a costa del otro. YA BASTA.

“No eres tú, soy yo”. Y, sin embargo, somos ambos los que tropezamos al mismo tiempo sin querer aceptar que nos equivocamos, para podernos perdonar con nosotros mismos y seguir adelante, porque el miedo al cambio sigue presente en uno de los dos. No vengas a decirme que no me necesitas, porque, en realidad, aún crees que me necesitas.

No quiero ser la mujer ideal de alguien, no quiero ser tu fantasma, no quiero ser un receptáculo de miedos, enojos y ansiedades. Ya no nos maltrates.

No eres fuerte ni yo tampoco, no podemos hablar entre nosotros hasta que sepas hablar contigo mismo, eso es algo que tienes que aprender. Yo lo sigo aprendiendo. Yo lo sigo intentando. Es difícil, el miedo es terrible, el esfuerzo es brutal, pero si realmente quieres lograr un cambio empieza por ahí: aprender a estar contigo.

  • ¿Vas corriendo delante de todos?, ¿lo haces como pastor o como ser excepcional? Puede  haber un tercer caso: el que corre porque huye… Primer caso de conciencia.
  • ¿Eres sincero o no eres mas que un comediante?, ¿eres un representante o eres eso mismo que representas? En última instancia, puede que no seas más que la imitación de un comediante… Segundo caso de conciencia.
  • ¿Eres de los que se quedan mirando o de los que echan una mano?, ¿o de los que apartan la vista y se marginan?… Tercer caso de conciencia.
  • ¿Quieres ir al lado de los demás, andar delante de ellos o caminar solo? Hay que saber qué es lo que queremos y el hecho mismo de que queremos. Cuarto caso de conciencia.

“Cómo se filosofa a martillazos”, Nietzsche, F.

No te busques en los demás, jamás te vas a encontrar.
No te abandones por otros, jamás te salvarán.
No te caigas por alguien, jamás te levantará.

No te estanques, por favor.

No te estanques, MUÉVETE.

Conócete, siéntete, háblate y escúchate.
Si algo aprendí sobre la soledad es lo siguiente:
Cuando es tu enemiga, mueres.
Cuando es tu amiga, vives.
Pero eso es algo que tú decides.

Todo esto ya lo digo con desesperación porque, en verdad, quiero terminar con esto; quiero que me dejes en paz y yo dejarte en paz. Quiero estar tranquila, quiero dejar pasar esto y recordarlo como algo bueno y positivo. Hace cuatro años empezó esta película que pudo haber tenido el mejor final de todos los tiempos, pero sus secuelas han ido arruinando la historia cuales malditos remakes mierderos de Neon Genesis Evangelion.

Sólo hay que decir “gracias, adios” y todo terminará.

Sólo eso.

Anuncios

Un pensamiento en “Esto ya tiene que terminar

  1. Saludos…! sé valiente y cierra ese círculo, si él no lo hace, atrévete a hacerlo tú, es lo mejor para tu paz, salud mental sobre todo. Creo poder entenderte o al menos ponerme en tus zapatos porque viví una experiencia similar y sí se que la segundas partes, depende de la personas más bien, no siempre son buenas…al fin y al cabo depende mucho de la actitud de las personas, pero si tu ves que algo no va bien, mejor cierrá ciclo o contacto con la otra persona y preocupate más en ti, lo mejor mantente ocupada y sal con amistades, digo, toma otro rumbo que te favorezca y que ya no estes preocupada por tonterías, es un desgaste emocional creéme. Sí, puede ser que le falte madurar, ya se dará cuenta por si mismo y eso es lo mejor. La soledad no es mala, es decisión de uno que hacer para poder encontrarse y valorarse, salir adelante =) Ser agradecido es lo bueno y despedirse por salud y amor a uno mismo está bien…ánimos! se que no es fácil pero sé valiente y bueno, aún tenemos vida, nos esperan más aventuras, siempre las cosas que nos ocurren quedan de lecciones, siempre hay una lección…yo he aprendido que hay que ser asertivos con las personas, no dejarse llevar por impresiones y mil veces vale las acciones que las palabras.

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s