En un cuarto

Hoy es la fecha en la que Rita y yo vivimos juntas separadas del mundo. Mi cuarto es el tamaño justo para mis necesidades. Tengo una cama, un ropero, un closet, un mueble con cajones y mi restirador que pues ahorita cubre la función de escritorio.

Ahorita Rita se esconde bajo las cobijas porque todo le impresiona o le da miedo, pero creo que se acostumbrará rápido. Por mi parte tengo mucho que acomodar aún, no me gusta que mis cosas estén en cajas.

Estoy muy emocionada porque, aunque sólo esté rentando un cuarto dentro de un departamento, lo siento mío y eso me da mucha seguridad. Seguridad en ser yo, hacer mis cosas sin que nadie me moleste y sin molestar a nadie. Me siento libre porque sólo estoy yo, no me tengo que preocupar de las necesidades u obligaciones de alguien más que no sea mi gata, y eso me hace sentir muy bien.

Me parece que esto es lo mejor que me pudo pasar, debí haberlo hecho antes.

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s