Por tercera vez

Presenté por fin mi examen. Es raro que diga que me aburrió porque un examen es fácil o es difícil. Cuando iba a menos de la mitad del examen me empecé a fastidiar. Y no es que las preguntas fueran difíciles o complicadas, es que eran… Eso, fastidiosas. Por lo general, a pesar de que realmente no quieres hacer un examen filtro como lo es el de la UNAM, las preguntas te hacen sentir, de alguna manera, presionado para dar lo mejor de ti y demostrar tus capacidades para ser parte de los alumnos que entrarán a estudiar este año a la Universidad. Pero en este caso fue como diciendo “qué más da, de todos modos no vas a entrar”, o algo así, y sólo lo hice en hora y media. No sé, insisto, fue raro. Tengo esperanzas y a la vez no, porque si no entro en esta ronda, seguramente estaré lo suficientemente cerca para entrar en la segunda. Pero eso lo sabré hasta el día 29 de este mes, cuando den los resultados.

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s