Renuncio

Llamé al dueño de la cafetería y finalmente le di mi renuncia. Dentro de mis razones estaba la de ganar más dinero, pero la principal es que ya no soporto a David y a Laura. No podemos estar en un mismo ambiente laboral, no podemos trabajar juntos, no podemos ser compañeros, a webo me quieren poner de su pinche sirvienta. Pues, ¿saben qué? Ok, chinguen a su p_ta madre, me largo de aquí. Váyanse a la verga. Yo vengo a trabajar en una cafetería, así, tranquila y bonita, no a una pinche casucha (?) donde quieren tener a alguien para que la limpie y les haga el quehacer. Si quieren sirvienta, que la paguen, pero como no pueden, ¡me largo!

Bola de pendejos.

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s