Otra vez escribo después de semanas. Francamente he estado perdiendo el gusto por escribir, sino es que por la vida misma porque, ¿de qué escribo? No tengo nada qué narrar ni platicar. Mis días en la cafetería continúan con cierto force en la marcha. Mis compañeros son gente que sigue la vida pareciendo que las posibilidades de cambiarla no existen. Trabajo en un ambiente donde siento que no puedo ser de ayuda y que nadie va a ayudarme. Ya hasta me causa gracia cómo mis compañeros dicen que me ayudan haciendo las cosas por mi. Son encantadoramente aburridos.

Paso los días imaginando cómo podría vivir más cómodamente, pero como carezco de presupuesto lo único que me queda es limpiar, ordenar y acomodar.

Odio esto.

Anuncios

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s