Por fin tengo trabajo

Hoy empecé a trabajar en una pequeña cafetería que está a la vuelta de mi casa. Es sencilla y bonita. El ambiente es cómodo, me gusta.

Había dejado una solicitud de empleo hace casi un mes, y ayer fue cuando el dueño de la cafetería me llamó. Es un señor sencillo y amable, aunque a veces lo siento muy hostigante (eso no me gusta mucho).

Mi primer día estuvo pesado. Muy pesado. Hubo mucha gente y mucha propina. Mis compañeros Alex, David y mi tocaya me caen bien (aunque David me recuerde un poco a Marco en su rostro y su pose, sólo que David sí es barista), aunque siento que David no tiene mucha tolerancia a los errores, o tal vez hoy estuvo de malas.

Tengo mucho que repasar sobre café y la cafetera manual. Olvidé por completo cómo preparar la leche para Capuchinos y lattes.

Estoy contenta porque por fin tengo trabajo. Y lo que me tranquiliza es que habrá más ingresos y no gasto en transporte, haha.

Hagane Mobile

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s