La frustración, la frustración…

Es verdaderamente frustrante el hecho de que no pueda terminar nada de lo que he intentado escribir. Han pasado semanas sin que haya dejado rastro de lo que me ha sucedido y, en verdad, eso me molesta muchísimo.

En resumen, lo que pudo haber sido una buena relación entre dos amigos, se fue al carajo en menos de una semana. Ruth y Daniel son muy difíciles de sobrellevarse entre ellos. Son como dos corrientes de río que, a pesar de que van hacia el mismo mar, no pueden ir en conjunto porque sus estilos de corriente son muy diferentes. Al principio yo me sentía como en una barca tratando de seguir con ambos ríos, pero era tanta la diferencia entre corrientes, que muchas veces estuve a punto de caer al agua.

Hasta que decidí seguir una corriente.

Es un tema extenso que me hubiera gustado platicar en el transcurso, pero desgraciadamente no lo pude hacer. Y sí, me encabrona tanto eso que soy capaz de culpar a terceros, aunque no hayan tenido nada que ver. Espero algún día poder actualizar mis entradas de Marzo y Abril, pero no creo…

Ahora Daniel y yo estamos buscando departamento.

Es algo que me emociona mucho, sobre todo porque POR FIN tendré mi pinche espacio. Podré tener mi restirador, mis gatos estarán libres andando en casa, no habrá perros que sacar a pasear en la mañana ni antes de ir a dormir, en fin. No puedo esperar, se me salta el corazón.

He sentido cambios en el ambiente en mi trabajo. Por alguna razón siempre siento o percibo que Benja me vigila. Es medio extraño. Ser una mujer trabajando entre puros hombres a veces es pesado. Pero no todos son así. Tengo apoyo de casi todos mis compañeros y eso me agrada. No todo fue tan malo.

Han hecho cambios para hacernos mejorar en cuanto a nuestras habilidades de dibujo y coloreo digital. Ahora nos hacen practicar entre semana cuando no hay trabajo que hacer. Siento que, aunque ha sido sólo en ésta semana que pasó, tuvimos mejorías. Espero que continúen permitiéndonos practicar durante el día cuando no haya nada que hacer.

Nikki <3

Y en otras noticias, mi mamá ya tiene un gato. Bueno, una gata. Gatita. Se llama Nikki en honor a Nikita. Es una cosita blanca con manchas cafés y negras. Es extremadamente traviesa, le encanta escalar y rasguñar cosas. Es muy inteligente y simpática.

¡Y ES TAN PINCHE HERMOSA! Me fascina su carita de inocencia. “Yo no rompo un plato, me chingo toda la vajilla”.

Es que, es que, ¡mírenla! ¿No es linda? ES ADORABLE, ES TAN AETRJHGHDKFJGHDGHKJENGRVJGSJH *se la come* (?????)

Bueno, ya.

El sábado pasado salí con Beto, Kelly y Daniel (el que trabaja conmigo en el estudio) y fuimos a comer ramen. Fue divertido. Creo que todos se llevaron bien entre ellos. Bueno, de por sí Beto y Kelly son personas que se les facilita socializar (irónico de Beto que detesta a la gente). Después de la comida fuimos a edificio de departamentos donde vive Kelly y me dio ropa que ya no usa. Ahora ya tengo más ropa, chamarritas y pijamas; un pinche chor rosa con amarillo, y sí, me lo quedé porque TIENE PINCHES GATITOS CON MOÑITOS. O SEA. GATITOS CON MOÑITOS. ESTÁ DE NO MAMES. Lindo.

Y pues ya. Lo demás que debí contar lo haré en otra ocasión. Por ahora es todo lo que contaré. Si no, seguiré y seguiré y nunca acabaré.

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s