Vacaciones: Jueves

¿A ésto se le puede llamar “vacaciones”? Cuatro pinches días de descanso y ya son “vacaciones”. Que no mamen.

Hoy fue un día divertido. Dani y yo íbamos a acompañar a Ruth para conocer a su fisioterapeuta del que siempre me ha hablado, que es “el horrible hombre que siempre la hace sufrir” (chiste local), y desde siempre me pareció una persona interesante el tal Carlos. Y hoy por fin sería el día en que lo conocería, pero no fue así. Tuvo que pasar una mamada para que Ruth se molestara y me hiciera enojar con sus comentarios.

Ruth es muy simpática a veces, cuando se molesta con Daniel va y me lo dice a mi COMO SI YO FUERA ÉL. ¿De cuándo acá tengo pene, 30 años y cara de gato? Que si Daniel dejó mucho tiempo el boiler prendido ya ameritaba que me regañaran a mi. YO NI PRENDÍ EL BOILER Y NI ME METÍ A BAÑAR, o sea, ¿QUÉ PEDO? “Es mi vida y no voy a permitir que me sabotéen cuando empiece a trabajar”. En el momento le dije a Ruth “¡Pues díselo!”, o sea, ¡YO QUÉ!

Iban a pasar por nosotros a las 9 am y me levanté justo 10 minutos antes. En chinga loca me levanté, me vestí, me metí a la cocina para hacer mi desayuno y es cuando entra Ruth a escena, hace su numerito, me encabrono y se va. Terminé de preparar mi desayuno y lo metí a mi mochila, junto con mi libro, mi cuaderno, mi angustia y demás. Mientras tanto Daniel se estaba preparando para ir a trabajar. Me atreví a preguntarle a Ruth si próximamente iba a tener trabajo (cosa que aún así me dio gusto), y aparte de decirme que sí me culpa de algo que yo no hice, tanto en actos como en pensamiento, cosa que me molesta aún más, y me metí al consultorio a patear los cojines y a aventar una silla de plástico (?). Cuando salí Ruth ya estaba con sus cosas lista para irse, le pregunté si ya habían llegado por nosotras y fríamente me dijo que sí, y aún así me preguntó “¿Quieres ir?”, y pues obviamente le dije que no, no quería ir sintiéndome culpable de algo que no hice, sin apetito y sin ganas de seguir viviendo en la casa. Se fue sin mirar atrás y yo me metí al consultorio otra vez para llorar.

Es increíble el tipo de inestabilidad que se experimenta conviviendo con personas obsesivo compulsivas. Son tan impredecibles que se vuelve una situación angustiante, y más cuando son personas de las que dependes para sobrevivir. O sea, finalmente es la casa de Ruth, por más que me considere su hija jamás va a ser mi casa. Si la casa tiene que estar limpia, es más por Ruth que por otra cosa. Si no se limpia algo, o por mínimo que sea tu error, ya valiste madres: te estás saboteando o la estás saboteando a ella. Te vale madres, dices que sí cuando quieres decir que no, son más importantes otras cosas, etc.

Mientras estaba en el consultorio llorando por lo triste que era mi vida, Daniel se sentó a un lado de mi para consolarme y tranquilizarme. Después estuvimos hablando sobre lo que había ocurrido: terminé de explicarle cómo funcionan las cosas en la casa de Ruth, y mientras eso ocurría Ruth llamó a la casa, contesté y me preguntó de nuevo si queríamos ir con ella. Sin pensarlo mucho el dije que sí, aunque a Daniel también se le quitaron las ganas. Él se puso a limpiar la sala (¿no pensaba ir a trabajar?) y decidí mejor quedarme a limpiar la casa con él. Le avisé a Ruth y me dijo que no quería que hiciera las cosas por culpa o como castigo, que podíamos hacer la limpieza de la casa entre las dos. Le dije ésas no eran mis intenciones, quería estar sola y despejarme un rato limpiando (además, no iba a estar sola). Me explicó que no estaba molesta con nosotros, sino con los actos, y que los actos no nos definían como nosotros mismos porque no eran algo que hacíamos todo el tiempo. Que fue un error, nada más, pero yo seguía igual, sobrellevándolo a la manera en la que he aprendido para con ella. Entiendo la situación psiquiátrica, lo que ya no aguanto es esperar a que Ruth realmente me conozca para diferenciar los actos míos de los de Daniel.

Dani me pidió que desayunara aunque no tuviera hambre, y entre los dos hicimos limpieza. Estuvo padre, hacer limpieza con él es divertido. Ruth llegó como a la una de la tarde y estaba más tranquila. Compartimos un par de comentarios, todos contentos, aunque Dani seguía molesto con ella. Después él y yo fuimos a la central de abastos a comprar arándanos y miel de abeja. Todo el viaje fue en moto. Me encanta viajar en moto, es muy emocionante. Si pudiera la manejaría, pero me da mucho miedo andar entre los coches y siento que me perdería muy fácilmente en las calles.

Cuando llegamos a casa tomé LA decisión: comprarme una mochila nueva.

Fuimos en moto al centro histórico, donde venden de todo. Bueno, casi todo. No tardamos mucho en encontrar una tienda de mochilas sobre Eje Central. Entramos y entre tantas mochilas encontré la ideal para llevar una laptop. Dani se llevó una igual porque le iba a ser útil para su trabajo (hablando de eso, ¿sí se irá a trabajar? Él dice que sí irá, aunque yo no quisiera, je, pero me dice que no me preocupe por eso…). Llegamos a la casa y Ruth estaba descansando en su cama después de haber atendido pacientes. Le presumimos las mochilas y luego nos entretuvimos un rato haciendo otras cosas. Ruth atendía a otro paciente cuando pensé que sería buen momento para salir a buscar un libro, pero el único que había en Ghandi, según, era en la sucursal de Satélite, e indudablemente fuimos para allá en moto, por supuesto (¿en verdad Dani no va a ir a trabajar?)

El viaje fue algo largo, pero muy entretenido. Yo nunca había ido a Satélite, ni siquiera sabía que eso era fuera del D.F. Cuando llegamos a la tienda y pedí que buscaran el libro, me salieron con que era una existencia fantasma. O SEA.

Fuimos a la Casa del Libro que quedaba cerca, y dijeron que tampoco lo tenían. Pasamos al Sótano y ahí nos pudieron dar más información de cómo conseguir el libro. Llamaremos el sábado a algunas sucursales para ver si lo tienen e ir por él el mismo día. Yo espero que lo tengan. Aprovechamos el Sótano de ahí para comprar un show del Cirque du Solei: Quidam.

Pasamos por un Superama para comprarnos una ensalada porque ya nos moríamos de hambre. Nos pareció curioso que la sección de la ensalada estuviera muy desolada. Todo casi sin usarse y sin tocar. No había nadie más al rededor.

Después de que pagamos las ensaladas fuimos a la recepción a pedir unos tenedores para comer, y la gente no tenía ni p_ta idea de lo que estábamos hablando.

— ¿Tienen cubiertos?
— ¿Cubiertos? *cara de “¿qué es eso?”*
— Sí, para comernos las ensaladas.
— ¿Cuáles ensaladas? *se asoma y ve las ensaladas*
— Siempre tienen cubiertos para comer las ensaladas.
— Ah, ¿para comer las ensaladas?
— … Sí (?)
— Ay, este…

En ése momento la señorita le habla a un chico que andaba por ahí con una radio.

— ¿Puedes ayudarme a conseguir unos cubiertos o tenedores?
— ¿Cubiertos? *cara de “¿qué es eso?”*
— Tenedores o algo así
— … ¿Cómo que tenedores? *cara de “¿de qué hablas?”*
— Sí, para comer las ensaladas.
— ¿Cuáles ensaladas? *se asoma y ve las ensaladas*
— Ah, ¿para comer las ensaladas?
— ¡Sí, sí!
— Déjame preguntarle al chavo de las frutas y verduras.

Se va a llamar al susodicho y se acercan.

— Tenedores para las ensaladas.
— ¿Cómo que tenedores? ¿Ensaladas? *cara de “¿eso existe?”*
— Sí, wey, compraron ensaladas y se las van a comer.
— ¡Ah, tenedores!
— ¡Sí, éso! (?????)

Y ya, nos entregaron tres tenedores (???????????). Realmente nos sorprendió esa escena.

Llegamos a la casa por tercera vez y mi cansancio era evidente. Decidí dormir un rato pero el rato se alargó y desperté cinco horas después. Hahahahaha.

Como sea, fue un día productivo. Finalmente Dani no fue a trabajar, decidió tomarse el día para poder estar conmigo, y eso me puso contenta.

Anuncios

Un pensamiento en “Vacaciones: Jueves

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s