Días de furia

Después de enterarnos de que Ruth no iba a tener más trabajo por estar lisiada (?), decidí buscar trabajo. Encontré una cafetería cerca del café internet donde trabajé durante más de un par de años. Se ve acogedora y coqueta. Solicité trabajo ahí y resulta que me ponen a meserear en el restaurante que está a la vuelta de la esquina, que es de los mismos dueños. Al principio no objeté porque no le vi el caso, siendo que todos los empleados se rolan los puestos entre el restaurante y la cafetería, pensé que podría aguantar estando unos días en el restaurante como mesera.

Hablé con la dueña exponiéndole la situación de Ruth (como mi mamá postiza) y la mía (sobre mi anemia), y pareció comprender. Pero días más tarde me metieron a la cocina con los cocineros para ser su compinche, y eso fue algo que ya no me gustó. Yo no tengo las fuerzas para trabajar en cocina, mucho menos para lavar trastes grandes. Díganme egoísta o mamona (pinche delicagada de mierda), pero el poder de la anemia es fuerte. Y parece ser que a la señora no le interesa mucho, cosa que de alguna manera entiendo, pero lo que no entiendo es por qué le dan trabajo a una anémica sabiendo que lo es, y que por lo mismo no puede rendir en el trabajo como lo haría una persona más saludable.

El domingo después del evento del 14 de Febrero, harta de mi situación laboral (lol no aguanto nada), me comuniqué con Benjamín, el dibujante del maldito estudio Sputnik. Después de enterarme de que Alejandro y el Teacher ya no estaban, me animé más para querer volver al estudio. Pensé que tal vez podrían hacerme el paro lolololololololol

Creo que ahora entiendo por qué mi madre me dijo a gritos que soy una maldita egoísta.

Benja parecía contento en saludarme, y más porque quería regresar al estudio. Me dijo que me comunicara con Rubén y que él se encargaría de hacerme el quite, me aseguró que Rubén siempre estaba contento con mi trabajo, y así. Entonces el lunes le llamé varias veces hasta que me contestó, le pregunté si me podía dar trabajo otra vez y como que no se oía muy convencido… Finalmente quedamos de vernos el miércoles para hablar. Aprovechando que me dieron ese día de descanso en el restaurante, no fui a la escuela. Fui a ver a Rubén en la nueva dirección del estudio. Resulta que en esta semana se mudaron. Benja me recibió con cierta calidez y vi muchas caras nuevas. Ahora trabajan en una casa de tres pisos, todavía hay un poco de desmadre por la mudanza. Benja me acompañó al segundo piso para ver a Rubén, Benja se fue y Rubén y yo empezamos a platicar.

Le conté mi situación, que estoy estudiando, que necesito trabajar y que quiero volver al estudio. Le pareció mucho la idea de que quisiera volver, lo que no le gustó fue que estaría trabajando medio tiempo durante un par de meses. “Así no me sirves”, me dijo. “No estamos para sacar a nadie del apuro, finalmente esto es un negocio. Si te das cuenta ya no hay chavos como antes, que nunca me molesté en darle trabajo a gente que apenas estaba empezando en esto del cómic y el dibujo, pero ahorita ya tengo trabajando aquí a puro profesional. Ahora, nunca tuve problemas con tu trabajo, siempre lo entregabas bien y a tiempo, y si quieres regresar pues eres más que bienvenida. Pero sí necesito que estés de planta, de tiempo completo”.

Por un momento quise llorar. No sabía qué hacer. Quería continuar con la escuela, pero al mismo tiempo volver a trabajar en el estudio. Al final decidí que la mejor opción sería volver al estudio. Estando ahí me ofrecen más herramientas para trabajar y estudiar, y tener una carrera como profesional en menos tiempo.

Renuncié al restaurante y el domingo será mi último día. A pesar de todo me la pasé bien ahí. Creo yo que no tuve problemas con nadie, y que no los dejé colgados con el trabajo.

Así mi camino cambió de nuevo. Regresaré al estudio, renunciaré a la UNAM (por tercera vez) y pues a ver qué pasa (?????). Estoy emocionada e inquieta, espero que las cosas funcionen bien esta vez.

Anuncios

Un pensamiento en “Días de furia

  1. Empiezo a creer cada vez más que la verdad, estudiar no te da todo para triunfar (si Jorge Pinto me lo dijo ha de ser cierto), pero ya después de vivir la experiencia universitaria pues me di cuenta de muchas más cosas, como que pues nadie te garantiza que donde estudies te van a enseñar lo mejor. También tiene que ver tu determinación para alcanzar tus objetivos, y pues me da mucha pena que no tomes tu examen para la uni, pero por otro lado, ya estas trabajando… lo unico que te podria trabar es un pinche papel llamado titulo, pero no creo al menos por ahora. Te lo digo yo que ando de costal de papas.
    Lei lo de tu mami postiza y pues no sabia, lamento que se haya lástimado y que ahora esten pasando todas esas cosas, creo que a todos nos pego una ola inesperada de cambios o de replantearse cosas.
    Pienso que la experiencia te va traer más satisfaccion. También puedes intertar cursos de cosas que te llamen la atención (me parecen más economicos y practicos sino te puedes aventar tu carrera aún) y como estas trabajando te los podras pagar. Talvés cósmicamente hablando (?) las cosas no llegan por que no son su momento, pero pues si echale ganas.

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s