Accidente

Ya hace un mes que Ruth y Daniel tuvieron un accidente automovilístico andando en la motocicleta, exactamente el nueve de Enero.

Dani siempre lleva a Ruth al metro para que vaya a la Universidad donde da clases. Pero media hora después de que salieron de casa, aproximadamente a las 8:30 de la mañana, fue que ocurrió el accidente: un señor, ya grande, se pasó el alto (?) y alcanzó a frenar, pero el golpe que recibió la moto de Dani en la llanta trasera fue suficiente para tirarlos y caer. La moto les cayó encima del lado derecho. Para Dani no fue tan grave, sólo tuvo golpes y raspones, como los que te das cuando te caes de unas escaleras de tres escalones (?). La que sí se llevó el plato fuerte (???) fue Ruth, pues se rompió dos huesos del pié, cosa que es afortunada porque considerando la calidad de enfermedad que tiene (esclerodermia), podemos aliviarnos de que haya salido viva de un accidente como ése. Desde entonces ha estado con el pié enyesado y vendado, pero a pesar de eso no dejó de trabajar en casa. Siguió atendiendo pacientes y dando clases a sus alumnos. Pero aún así ha estado mucho tiempo en cama. Al principio ése hecho fue difícil para ella, pues se había prometido nunca más quedarse inmóvil (como le sucedió en alguna etapa de su vida por la enfermedad). Le dije que su incapacidad era momentánea, que no era para siempre como lo iba a ser la enfermedad, y eso le funcionó bastante, porque, además, es cierto.

Durante sus tiempos libres se dedicó a curarse y darse rehabilitación, tanto con técnicas de acupuntura como otras no tan ortodoxas. Básicamente siguió su instinto. Pero extrañamente la inflamación y la coloración obscura de la piel de su pié no disminuían. Algo extraño estaba ocurriendo.

Por el hecho de que Ruth se rehusó a consumir medicamentos (son peligrosos por su enfermedad), el primer doctor que la atendió se molestó con ella e impidió, de alguna manera, que uno de los huesos del pié de Ruth soldara en la posición correcta. Eso lo descubrió porque aproximadamente tres semanas después del accidente decidió tomarse unas radiografías, y el doctor que tomó las radios estaba sorprendido pues no solo uno de los huesos ya había soldado, sino que el otro hueso no soldaba porque estaba desacomodado. Entendimos por qué la inflamación y la coloración obscura no bajaban.

Ruth estaba furiosa y muy desalentada. Lloró del coraje, de la frustración, de la impotencia. Se sentía traicionada nuevamente por ella misma, porque se había prometido nunca más volver a permitir que alguien le hiciera daño, y a cuidarse más. Otra vez hablé con ella explicándole que la situación era diferente, que fue algo de lo que ella no se había dado cuenta, y que está haciendo lo posible por curarse a ella misma, pero que aún así no es posible para ella aprender todo sobre medicina. Fue un momento bastante jodido, creo que Ruth se sentía tan rota como se veía su pié.

Habló con varios doctores, amistades de ella, y todos le dijeron que la única opción que tenía era la cirugía, pero Ruth se negó totalmente, así que optó por la más hardcore: enderezar el hueso ella misma.

Y lo logró.

Claro, fue la chilladera de su vida, pero logró enderezar el hueso de su pié. Una amistad de ella le ayudó a reacomodar más el hueso, y le enseñó varias técnicas de medicina alternativa; el uso de energías, de merjunjes y cómo hacerlos, masajes, etc. Un sin fin de cosas curiosas y, maravillosamente, muy útiles. Gracias a eso, empezó a haber cambios reales en su pie: la inflamación disminuyó y el tono de la piel de su pié está a punto de volver a su color original.

Definitivamente Ruth es una chingonería de persona.

El tiempo que ha estado Ruth incapacitada ha sido extenuante y provechoso. Mientras Ruth estudiaba estando en cama, yo he estado aprendiendo lo que es el amor real: el que se muestra con acciones y no sólo con palabras. Y me di cuenta de que es muy difícil amar a alguien más sin poderse amar a uno mismo.

Este tipo de cosas me hizo dudar sobre mis sentimientos, no sólo hacia Daniel, o Ruth, o a quien sea, sino a mi misma. Durante todos estos años que llevo viviendo con Ruth pensaba que estaba haciendo un esfuerzo por aprender a quererme, cuidando lo que como, haciendo lo que me gusta, diciendo “no”, y así. Pero lo mucho que me quiero se manifiesta cuando quiero a otra persona. Y… Creo que lo he estado haciendo mal.

A veces quisiera decirle a todos “¿Saben qué? Ahí muere, me largo de aquí, p_tos”, pero no lo haré porque eso sería huir, y no quiero eso. Descubrí que puedo mirar a otros porque puedo verme a mi misma, y eso significa que voy por buen camino. Y que lo único que tengo que hacer es seguirle echando ganas. La forma en la que trato a los demás es sólo un reflejo de cómo me trato a mi. Me hizo pensar que Daniel es como el espejo que me hace ver por dentro, y en ése espejo sólo veo a alguien que le está costando trabajo aceptarse en cuerpo y alma, que aún no cree que ya no está sola, que no es una tonta, que no es una inútil. Cuando Ruth me ha dicho “Yo no le creo a nadie, Ceci, no creo en ninguna pareja que dice que se aman. Ni a ustedes les creo”, lo que interpreto es “no te creo cuando dices que te amas”.

Este camino de amarse es más difícil de lo que yo pensé. Aún tengo que aceptar el hecho de que no soy tan inteligente y sabia como me creía, ni que puedo llegar a alcanzar la perfección, sólo puedo ser yo misma porque no tengo a nadie más. Sé que quiero un chingo a Ruth, a Daniel, a mis amigos (Lore, Karla, Beto), pero, ¿Dónde quedo yo? Ahí está el detalle, chato.

El trancazo del accidente de Ruth nos terminó pegando a todos, causó cambios y demás descubrimientos. Es impresionante todo lo que puede ocurrir después de un accidente.

FIN

Anuncios

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s