Última entrada del año 2013

Cada año desde el 2009 hago esta entrada con mi lista de propósitos no a manera de obligarme a cumplirlos, sino como una forma de comparar las diferentes metas e intensiones que he tenido cada año, como un esfuerzo en cambiar y mejorar mi vida.

Este año iba bien hasta que ocurrió el término de mi relación con Efrén. No es que éso haya sido malo por completo, al contrario, era como la sábana vieja que cubría lo que parecía era un mueble bonito, pero resultó ser un montón de basura (ah, yo y mis analogías sin sentido, me encantan (?)) y que de repente decidió irse sin darse cuenta de todo lo que había dejado descubierto.

Cuántas veces me molesté conmigo por eso, “¿Por qué no me dí cuenta antes?, no puedo creer que haya sido tan pendeja. Yo no soy así”, y así, un sin fin de reclamos, de preguntas… Pero bueno, qué se le va a ser, él puede ser como quiera, la que falló para mi fui yo.

Era tanta la vergüenza que sentía (no es que ya dejé de sentirme así, es sólo que ya lo controlo más lol), que consideré en eliminar todas las entradas de mi blog que lo involucraran, pero no lo hice y no lo haré, simplemente porque ya es parte de la historia de mi vida, y eso es algo que desgraciadamente no puedo borrar. No pretendo forzarme a recordar cosas que en un principio fueron algo muy lindo y muy padre, para que después su significado fuera triste y sin chiste, es simplemente el hecho de que, como le dije a Karla, las experiencias que adquirimos en este año de pacotilla, así como de años anteriores, hay que considerarlas para evitar problemas en el futuro.

Recientemente entendí la famosa frase que dice “no hay mal que por bien no venga” (sí, soy algo lenta, no me importa, les da envidia :c), y lo fuertemente cierta que es, ya que después de eso; no, incluso ANTES, apareció Daniel, y la neta muchas cosas han cambiado. No quisiera enfatizar mucho al respecto, pero la verdad no lo puedo evitar.

Incluso con Rita ha habido cambios. Me gusta su nombre, lo que no me gusta es la razón de por qué tenía su nombre. Efrén se lo había puesto porque lo escuchó en una canción de los Beatles (adivinen cuál), y siendo que a mi no me gustan los Beatles decidí buscar otra razón de porqué llamarla Rita, y la encontré: María Rita.

Y pues, bueno, mis propósitos del año pasado fueron estos:

  • Superarme en el trabajo y en el dibujo: No creo haberlo logrado del todo, pero me parece que sí mejoré.
  • X Independizarme: Parece ser que mi destino es nunca estar sola.
  • X Hacer ejercicio: Pero al menos ya sé que me interesa practicar un arte marcial.
  • Leer más y más libros.
  • Seguir practicando el japonés.
  • Tener un gato y llamarle Momo Rita.
  •  Ser feliz.

Ahora, mis propósitos para el 2014:

  • Entrar a la universidad que quiero, a la carrera que quiero.
  • Ya no tenerle miedo al fracaso.
  • Terminar cualquier proyecto que me proponga.
  • Si está en mi posibilidad, empezar a practicar un arte marcial.
  • Seguir estudiando japonés.
  • Practicar el bajo.
  • Tener trabajo.
  • Viajar fuera de la ciudad.
  • Dejar de usar lentes.
  • Ser feliz siendo yo.

No sé qué decir de éste año nuevo que viene, sólo espero tener experiencias reales que sean dignas de contar como historias emocionantes.

Al final, todo va a estar bien, eso sí lo puedo asegurar.

FIN

Un pensamiento en “Última entrada del año 2013

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s