Y de repente sucedió

De manera inesperada, y sin tener la intensión total, Daniel y yo comenzamos una relación de noviazgo.

¿Qué pasó, cómo fue? No sé decirles cómo fue, no sé explicar lo que pasó, pero de él me enamoré (?). Nos gustamos mucho desde que nos conocimos, y darme cuenta de eso más tarde fue como una cachetada de ida y vuelta.

A lo mejor lo que sentía por Efrén en los últimos meses de nuestra relación, ya no era tan grande como antes. Como él me lo mencionó, hubo cambios en los dos, y si no nos deteníamos cuando los focos rojos empezaron a aparecer, íbamos a terminar mal. Pero nuevamente digo que me alegra que él pudo darse cuenta de eso antes de que fuera demasiado tarde.

Sí, me dolió, lo extrañé un chingo y aún lo sigo queriendo, pero fue tanta mi dedicación para sacar el dolor; todos los días buscar razones para llorar, visitar lugares que solíamos recurrir, objetos que me recordaban a él, películas que me hacían pensar en lo que viví con él, canciones que describían mi dolor y mis sentimientos hacia él, todos los días, no hubo día que no pensara en lo que pasé con él y la despedida que me dio, que ahora ya no me duele y no lo extraño. Sólo quedó lo bueno que pasó entre nosotros, y recuerdos lindos y amables.

Estar con Daniel ahora me ha hecho pensar en lo mucho que he cambiado desde que llegué al Distrito Federal. En verdad sentí que salí de un hoyo al irme de P_to Vallarta. He tenido muchísimos cambios; ya no estoy tan enojada conmigo misma y me quiero más, me cuido en mi alimentación y en mis pensamientos. Estoy estudiando, he tenido trabajo. Ya no me da miedo la gente y he hecho amigos. Puedo decir que hasta he tenido novios, con los cuales considero que han sido relaciones muy sanas. Con Efrén nunca tuve peleas ni discusiones agresivas, si había discrepancias en algunas cosas, pero creo que las discusiones que tuvimos eran más bien por detalles absurdos y sin chiste, en realidad. Pero fuera de eso siempre hubo respeto y amor el uno hacia el otro.

Si soy sincera, estoy muy feliz con Dani. A pesar de que Daniel es muy tosco a veces, es una persona amable y comprensiva. Es muy inteligente, sabe muchas cosas y es entretenido hablar con él. Es muy fuerte y es muy divertido cuando me carga. Con él han sido mis primeros viajes en moto (ES BIEN GENIAL VIAJAR EN MOTO). Aprendo muchas cosas con él, es un estuche de monerías encantador (?????). Pero lo que más me gusta de él es su cinismo, su picardía, su buen principio de realidad y su enorme corazón con el que me envuelve. No puedo evitar sentirlo como un oso de peluche gigante como de los que siempre quise de niña, pero también es como un gatito pachoncito y bonito que busca que lo acaricien y le hagan mimos atrás de la oreja.

Aunque Daniel es mayor que yo por nueve años, y es ingeniero en sistemas, nos relacionamos muy bien. Me siento cómoda, no siento presión de ser o hacer algo para agradarle (no necesito hacerlo). Ruth y él se llevan muy bien, los tres somos igual de antisociales, así que Dani está muy cómodo en nuestra casa (es genial cuando compartimos la mesa para comer y para platicar, me hace sentir muy bien). Viene todos los días y pasa la noche aquí en mi casa y dormimos juntos (es un radiador, jamás paso frío <3). Es muy padre, la verdad, sobre todo porque tiene interés en aprender la psicopuntura que aplica Ruth, y eso me parece muy emocionante. Daniel será una persona más fuerte. Disfruto su compañía y lo extraño mucho cuando se va a trabajar durante todo el día.

A veces siento admiración por él. Pienso “cuando sea grande, quiero ser como él; saber muchas cosas y siempre tener trabajo o algo qué hacer”. Me animo y me siento motivada. Jamás creí estar con alguien como él como pareja y me siento afortunada. También puedo decir que lo amo, su energía y su amor hacia mi son tan fuertes que decirle un “te quiero mucho” no es suficiente para cubrir el agradecimiento que le tengo. Sé que suena raro, pero le doy las gracias por amarme de formas que no creí experimentar, y enseñarme cosas que no creí posibles que aprendiera, y por eso lo amo. Casi casi me hace llorar (?). Aún siento emoción de continuar la relación con él, me siento muy bien con él, pero ya no estoy con la expectativa de que dure años y años, sino con la idea de que va a durar el tiempo que sea necesario, y que de seguro será muy divertido y maravilloso.

 

FIN

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s