Un comienzo geek

Hoy estuve todo el día en la Kloud Camp con Daniel y fue muy divertido.

Hace unas semanas, (de hecho, una semana antes de que terminara mi relación con Efrén) soñé que estaba en un edificio donde había muchísima gente y el ambiente era muy alegre, parecía que festejaban algo. No sabía qué hacía yo ahí, ni si estaba buscando algo, sólo sabía que mi objetivo era llegar hasta arriba sin saber con qué me iba a encontrar. Y así llegué a la terraza, que en realidad era como otro piso del edificio, sólo que con una terraza en forma de pasillo. Había flores muy coloridas, se podía ver el cielo, y la vista hacia la ciudad era increíble. Toda la gente estaba muy contenta, comiendo botanas y sándwiches, y bebiendo de esas bebidas con colores y adornos. Todo el lugar era muy feliz, pero yo me sentía profundamente triste y no sabía por qué.

En las paredes había espacios con cojines coquetos para sentarse, las personas eran de lo más amistosas; a pesar de mi tristeza, el ambiente me era cómodo. Y cuando llegué al final de la terraza, en la esquina, me quedé ahí sentada sintiéndome triste. Una chica con apariencia de hippie pretendía invitarme algo de beber, empezó a platicarme de algo pero de seguro no me interesaba porque no recuerdo de lo que hablaba. Sentada en esa esquina apreciaba los edificios urbanos que se podían ver desde ahí, y arriba de uno de esos edificios vi un espectacular que anunciaba una próxima conferencia que iba a dar Julio Cortázar sobre su libro Rayuela, y que iba a dar autógrafos, contestar preguntas y demás. En ese momento me alegré, —Podré conocer a Cortázar, regalarle un dibujo y pedirle un autógrafo, abrazarlo y tomarme una foto con el— pensé. Mi alegría fue tal que desperté y volví a la realidad.

Godinez,

godinez everywhere.

Entonces cuando llegamos al lugar, que fue en la terraza del hotel Camino Real, no dejé de sorprenderme. Era como en mi sueño. La terraza, la gente, la comida y las bebidas… Era muy parecido. Daniel me hablaba —Mira, hacia allá tienen café y hay panecitos para comer con mermelada, y aquí hay churros con cajeta, ¿quieres un jugo? Hay de naranja y zanahoria. ¿Qué tienes, estás bien?— No tenía hambre, sólo quería llorar, pero poco a poco me empecé a sentir mejor hasta que me sentía contenta.

Sala de conferencias.

Al principio creí, inocentemente, que sería un evento similar a una exposición o
una convención, pero cuando vi el tipo de gente que había me desanimé un poco. Eran personas muy aburridas, no tanto porque hablaran de cosas geek que no entendía (de hecho eso era lo de menos), sino que era pura gente godinez hablando de trivialidades. Nada que ver con lo que había imaginado que sería. Cuando supe que sería un evento de puras conferencias, me dije —¿A dónde me fui a meter? Van a hablar de números, estadísticas, y con términos de oficina (?), de administradores y contadores, o qué se yo—.

Presentación de qué es la tecnología Cloud, de cómo y para qué funciona, y así.

La primera conferencia me fue un poco aburrida, precisamente porque fue exactamente como había pensado que sería: números, estadísticas y términos de oficina, de administradores y contadores, o qué se yo. Pero ya después de esa primer conferencia, las que le siguieron fueron un poco más entretenidas e interesantes, y digo “entretenidas” porque les entendía un poco más al no usar tantos tecnicismos. Aunque sólo entendía como el 10% de todo lo que explicaban, hubo varias conferencias que me gustaron mucho. Aprendí varias cosas sobre la historia de la computación y la tecnología, sobre lo que es la tecnología Cloud (o la Nube), y varios detalles más. Daniel me explicaba varios conceptos que decían para entender mejor y no aburrirme tanto LOL. Hasta el admitió que le aburrían y le daban sueño (sobre todo el niño bonito de Mercado Libre).

La comida que sirvieron estuvo buena. Sándwiches con o sin carne (aka vegetariano lol), servidos con ensalada a la que se le podían agregar pepinillos, aceitunas, palmitos, arándanos y aderezos, y un panqué de elote <3 todo así muy bonito y colorido. Hubo un momento en el que pusieron dulces y yo agarré uno de cada uno (de los que me gustaban, porque no todos me agradaban) y Daniel decía que agarraba de a poquito para no verse tan atascado, y yo le digo “¡Pus qué!” y le muestro la colección de dulces que llevaba, fue algo muy gracioso.

Al final, salió Adrián Uribe para dar un show que duró aproximádamente hora y media. Estuvo muy bueno, me reí con muchos de sus chistes, pero si fuera algo que estuviera viendo en televisión, no dudaría en cambiarle el canal (o en apagar el aparato).

Cuando empezó el show de Adrián Uribe sirvieron cervezas, y como me sentí un poco incómoda por eso y me estaba aburriendo un poco, fui al baño (un baño elegante pero sin ser tan pretencioso). Después de lavarme las manos busqué con qué secarme y me topé con un dispensador automático de toallas de papel. Arranqué un pliego que ya estaba dispuesto, e inmediatamente el dispensador lanza otro. Lo arranco y le doy las gracias al aparato. El dispensador suelta otro pliego de papel, me le quedo viendo un poco preocupada, porque pensé que el aparato me estaba dando el pliego creyendo que era necesario para mi —No, gracias. —Le dije —Ya con eso—. Y es cuando me detengo y me miro en el espejo, —¿Le estoy hablando a un dispensador automático de toallas de papel?— Entonces escucho que alguien termina de ocupar uno de los cuartos del baño —¡P_ta madre, hay alguien más, de seguro me escuchó!— y me salí del baño apurada para que no supieran quién era la zonza que le hablaba a los aparatos eléctricos.

Después de eso fui a la terraza para ver si todavía tenían refrescos, no iba a tomar cerveza porque no me gusta, y además tenía sed. Vi que todavía tenían las bandejas con latas de refrescos en hielos. Me acerqué a uno de los meseros y le pregunté —Disculpe, señor, ¿puedo agarrar un refresco?— Y entonces, el servil mesero que estaba un poco inclinado y de espaldas hacia a mi, crecía y crecía mientras giraba y se erguía delante de mi. Se veía más grande. MUCHO más grande. Y me asusté un poco. AUNQUE NO LO PAREZCA, ME ASUSTÉ UN POCO, ÉSE HOMBRE ERA DEL TAMAÑO DE FRANKENSTEIN. Su cara era de “pocos amigos” y su voz era como de un oso. No, más bien, EL TIPO ENTERO ERA UN OSO. Y me dice con su voz de oso gigante —Señorita…— Me sentí culpable de algo, NO LO SÉ, me inspiró ese arrepentimiento de haber nacido —… ¿Eh?— Dije con voz temblorina.

— Usted…
— … ¿Yo?
— Está en su casa. Puede tomar lo que guste.
— Ah, gracias *se desmaya por dentro*

Escogí la lata de refresco que quería, los hielos ya estaban muy derretidos, así que la lata quedó con restos de agua. El mesero todavía me dice —Permítame secar la lata— pero no quería causarle problemas al oso– que diga, al mesero —¡No, no! No es necesario, ¡así estoy bien!—

—Insisto, señorita. Permítame secar la lata.
—¡Ok! (si eso te hace feliz no tengo por qué interponerme, ¿verdad? si, así todos contentos, ¿cierto? si…)

Después del evento fue que hice mi mudanza a la casa de Ruth. Mi papá me pudo ayudar a transportar mis cosas, sólo que olvidé unas cuantas, creo que el próximo lunes iré por ellas. No las puedo olvidar.

Estoy emocionada de que Rita pueda tener una calidad de vida emocional mejor, siento que Ruth se va a llevar bien con ella (o al menos eso espero, no le gustan mucho los gatos). Tengo mi propio cuarto ahora, así que podré hacer muchas cosas para que Rita esté más cómoda y pueda crecer mejor.

La verdad me da mucha nostalgia estar aquí. No puedo evitarlo, extraño mucho a Efrén todavía, y desde hace mucho tiempo tenía ganas de ver a Rita, y ahora que ya no estoy en casa de mis papás, se le facilitaría mucho verla y jugar con ella, tal vez hasta platicarle cosas y que la conozca más…

Eso y junto con otras cosas que me han sucedido… Simplemente pienso mucho en el y aún tengo latente en el corazón ese deseo de que vuelva.

Pero bueno, que siga la fiesta; otro comienzo, otra oportunidad, una nueva aventura.

FIN

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s