Cómo vivir y regarla en el intento.

Estos días han estado medio jodidos. El lunes creí haber empezado bien al haberme puesto a platicar con mi jefe respecto a la relación que tengo con el resto de mis compañeros, con el fin de encontrarle una solución al hecho de que ésa relación no es muy agradable. Me escuchó atentamente, me dio la razón en varios puntos. Aparte me dijo que estaba contento con mi trabajo, que he respondido bien y que lo menos que quería era que me fuera del estudio por pendejadas de los demás.

Sé que la riego, y cuando lo hago la riego toda. Supongo que una de las cosas negativas de mi, no puedo cometer errores pequeños, siempre tengo que, aparte de regarla, esparcirla y embarrarla en todos lados (hablando de: acabo de tirar por accidente un jarrón con agua y flores, y JAMÁS hay un p_to jarrón con agua y flores en esta pinche mesa).

Desde un principio intenté ser yo misma (y digo “intenté” porque no siempre puedo dar las respuestas que quisiera a ciertas situaciones que socialmente son normales, como por ejemplo las burlas), y en caso de que hubiera algo que en el momento no supiera manejar o resolver, suspenderlo para darme tiempo de pensar y analizar la situación, para poder llegar a una solución y evitar más malditos problemas. PERO NO FUE ASÍ, es decir, nada de lo que hice mejoró las cosas (refiriéndome a mi relación con ellos).

No era tanto el hecho de que LOS DEMÁS TENÍAN QUE HACER LO QUE YO QUISIERA, y así, sino que simplemente no quería llevarme mal con nadie. Nada más, lo juro.

Pero al parecer en el inter causé muchos desastres A.K.A. la regué.

El martes me parece que me echaron la culpa por un error que cometió el chavo nuevo. Sentí que Benja me regañó diciéndome “¿Por qué no lo estás supervisando, Cecilia Iracheta?” (¿Luego por qué me choca que me llamen así? Sólo usan mi nombre completo, o sólo Cecilia completo, para regañarme). Me encabroné, la verdad, porque se supone que, en primera, el chico nuevo ya sabe hacer muchas cosas por si solo. En segunda, cuando el tipo termina de hacer las cosas no nos pregunta si lo hizo bien o no, sólo dice “ya terminé” y se da por hecho de que, efectivamente ya terminó. Y en tercera, yo no puedo estar siempre detrás de él para estarlo revisando porque también tengo muchas cosas qué hacer. Justamente ayer estuve coloreando 27 cuadros.

Mi jefe llegó después de un rato, y fui a hablar con el pero sólo para dejar en claro esa duda de si todavía lo sigo cuidando o ya lo puedo dejar solo, dejar que cometa sus propios errores, que aprenda de ellos y yo seguir con mi trabajo. Cuando le mencioné lo que había pasado con Benja, le llamó y Benja sólo tuvo que decir: Cuando no hay nada que hacer, Ceci no se pone a hacer el cómic (está ese asunto de que cuando no hay trabajo que hacer, tenemos que dedicarnos a hacer el cómic, aunque no se nos pague por eso).

A ver, Ceci, ¿por qué no haces el cómic si sabes que en eso habíamos quedado?.

Cometí el pendejo error de decir, en ese momento, que no siempre estoy de humor para colorear el cómic.

RELEASE THE KRAKEN!!! OMG!!! Whaaaaaaaa...???

Benja lanzó una carcajada irónica y se salió de la oficina sin nada más qué decir, mientras que mi jefe MUY consternado me dijo: ¡¿CÓMO QUE NO SIEMPRE ESTÁS DE HUMOR PARA HACER EL COMIC?! ¡SI NO ES CUANDO TU QUIERAS, CECILIA!

shout(Otra vez diciéndome Cecilia. Ya estaba empezando a sentirme como la misma lombriz ciega)

Y ahí estoy dando explicaciones de lo que realmente quise decir, y es que muchas veces no tengo ideas de cómo hacer las cosas, de cómo hacer ciertos efectos, y que además vayan acorde al estilo de dibujo que se está manejando en el cómic, aunque… ¿debí ser más honesta y decirle que en realidad no me gustaba su estilo de dibujo? Hubiera dado lo mismo, ¿verdad? “PERO ES TRABAJO” me hubieran dicho.

Sabes qué, con lo que me acaba de decir Benja y con lo que me dijo hace rato el profesor (porque habló con el, supuestamente porque el teacher era parte del problema), de que no te portas bien en clase (no hago caso, platico más con Adriana, no termino los ejercicios, y le contesto mal y le hago caras al teacher cuando me pide hacer algo, ¿pero cómo no ser así con el después de la forma en que fue conmigo?), pareciera que la de los problemas ERES TU. Si tienes broncas en tu casa o en algún otro lado, no los arrastres aquí (en eso sí tiene razón), pero si quieres seguir trabajando aquí, que además se te están dando oportunidades que no se te van a dar en ningún otro lado (clases de dibujo gratis (?)), vas a tener que cambiar tu actitud. Aquí vienes a trabajar y a hacer el cómic. Pero si de plano no estás agusto pues… Prefiero que renuncies, buscas chamba por otro lado, te atiendes, y si sientes que ya estás mejor pues regresas y vemos qué tal, o que cambies de actitud, ¿no?

Y yo así de WHAT THE FUCK DID JUST HAPPEN not so amused

Sé que en muchas situaciones estuve mal, pero ¿eso iba a hacer que las actitudes de los demás estuvieran bien? ¿Por qué siempre soy yo la que no hace las cosas bien, la que no puede cometer errores y que tiene que ser perfecta? ES CIERTO que de repente me pongo a buscar imágenes de gatitos, de conejitos y de My Little Pony, pero también busco referencias sobre cosas que considero necesarias para continuar con el cómic. Desde un principio quise dejar en claro que NUNCA he trabajado en un ambiente relacionado con el dibujo como un estudio. Y que JAMÁS había tenido tanta práctica con el dibujo y el coloreo digital hasta ahorita que estoy en el estudio. NO TENGO ESTUDIOS NI EXPERIENCIA de ningún tipo, más que un par de consejos que me han dado alguno que otro dibujante que he conocido en mi vida (y que puedo contar los dedos de la mano) y lo que hice con Edmundo.

Ahora, me piden cambiar de actitud… YA QUÉ VERGAS QUIEREN QUE HAGA, ¿que ande sin playera? ¿Que les regale galletitas como lo hacía Adriana? ¿Que les hable con voz aguda y que sea tierna y estúpida? ¿Que use faldas? ¿Darles las ganas para que me cojan? ¿Que les aplauda y que me ría de los chistes y las burlas que hacen de mi? O QUÉ.

A VER, QUÉ QUIEREN LOS NENES.

Es en serio cuando digo que la paciencia se me acaba. Tal vez sea yo la que, efectivamente, tenga problemas pero para estar en sociedad (sobre todo de machos). Lo único que me queda por hacer es no decir nada, no responder a nada y aislarme en mis audífonos. PERO COMO SÉ QUE TAMPOCO LES VA A PARECER ESA ACTITUD, lo más probable es que terminen despidiéndome.

¿Pero saben qué? NI MODO.

Así pasa CUANDO LA RIEGO, así que ya ni llorar es bueno para mi, porque FUE MI CULPA.

Mea dampnas culpa serious smoking y no hay por dónde más irle.

¿Saben? Es irónico: cuando estaba en el café internet, hice un chingo de cosas para que me despidieran: maltratar a los clientes (más de lo que ellos mismos decían), no atender bien el ciber, entretenerme más en la computadora, no lavar los trastes, llegar tarde, etc. ¿Y qué pasó? Duré dos años.

En cambio en el estudio, que es un trabajo que ME GUSTA, hago todo lo posible para que las cosas salgan o vayan bien, y a los cuatro meses y medio me llevo mal con todos y ya me quieren despedir.

Tal vez mi destino está en el bar…

Mi vida es triste.

 

FIN

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s