A esa niña enojada

Extraño ser quien yo quisiera, todos y nadie.
La inocencia, ser ignorante.
El chocolate amargo, el viento de otoño.
Aquella melodía, la pereza en verano.

Extraño las preguntas, tener la razón.
A mis mejores amigos, tener enemigos.
La soledad, fría y cálida compañía.
Aquel aroma, esa casa amarilla.

Extraño a esa niña de ropa holgada y cabello suelto,
que se sentía en soledad,
siempre hablando con una nena blanca,
manchada de negro y café.

Aquella niña que se columpiaba
en las nubes del cielo rojo,
frente a la alfombra azul
que la alegría le arrebataba.

Niña de ojos marrones,
de muchos colores,
quería colorear su vida
y no quedarse en grises.

Te extraño, niña enojada,
de deseos ahogados,
de alma asesinada,
de vida rasgada.

Que no sabe cómo
curar sus manos heridas,
limpiar sus ojos manchados.

De sonrisa rota,
de lágrimas dulces,
de amor feroz.

A esa niña enojada
quiero decirle  un te quiero.
Porque ni él, ni ella, ni nadie
deben decírselo.

Te quiero, niña enojada,
eres mi amor más grande.
Sin tu alma soy nada,
Sin ti soy nadie.

~ ~ ~ ~

Un pensamiento en “A esa niña enojada

  1. Pingback: A esa niña enojada | 5n5r

¿Qué opinaría Adam West? ¿O tu?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s